Geopatías

¿Qué SON LAS GEOPATÍAS?

Todos los seres (Personas, Animales, Plantas) o en el subsuelo tenemos un campo de energía electromagnético que está en nuestro interior o nos envuelve de una extrema sutileza y complejidad. Del mismo modo, nuestra Madre Tierra también tiene un campo de energía que la envuelve.

Convivimos con estos elementos, están a nuestro alrededor; en la tierra hay radiactividad, también en el ambiente, una parte proveniente de los mineral y el subsuelo, y otra del cosmos y el sol; la electricidad y el magnetismo se encuentran en el subsuelo, en las diferentes capas atmosféricas y en el interior de nuestro cuerpo. Todos estos factores mencionados pueden producir puntos geopáticos.

El conocimiento de la Radiestesia y de la Geobiologia son de trascendental importancia para nuestra salud y nuestro bienestar. Esta ciencia evalúa los distintos factores ambientales, ligados al hábitat, que puedan afectar la salud de los seres vivos. Al construir una casa o edificio deberíamos tener en cuenta las zonas geopatógenas que se presenten en el terreno, con el fin de neutralizarlas, nuestras investigaciones propician el conocimiento de las radiaciones nocivas a nivel domiciliario y urbano, su historia, las causas que las originan y los fenómenos geológicos relacionados con ella.

Es habitual definir una geopatía a partir de los distintos factores de variación energética. Desde mi punto de vista, una geopatía no sería tanto una zona en la que se detectan alteraciones significativas en los niveles energéticos telúricos habituales, sino una zona en la que la combinación de los factores de la Frecuencia vibratoria, Equilibrio de componentes e influencia de niveles más sutiles de energía, tienen como resultado un campo de energía que nos descarga, que nos resta energía cuando estamos en su punto central. El nivel de descarga que pueda llegar a producir en nosotros nos dará idea de la intensidad de la Geopatía, puede afectar a la salud física o psíquica de las personas, también afectan a los animales y plantas.

Las zonas de desequilibrio o geopatías tienen un claro componente horizontal que, partiendo de una zona donde se genera la radiación y donde esta es más nociva va disminuyendo en función de la distancia al foco, no puede olvidarse que también tiene una componente de desarrollo vertical que alcanza una altura considerable habiéndose detectado efectos electromagnéticos por encima de los 3.500 metros sobre la vertical.

Entre los muchos axiomas que nuestros antepasados nos legaron, hay uno que dice así: “El ser humano es el microcosmos que obedece a las leyes del cosmos“. Si estamos un poco atentos a lo que sucede a nuestro alrededor, nos daremos cuenta, de que nada de lo que nos sucede está desligado a nuestro entorno.